Evento
 8 - 24 de Febrero de 2002
 Hora
  Salt Lake: 10:29
  España: 16:29


 15 de Febrero de 2002
  Marzo   Febr.   Enero
 
 
15/02/2002 13:15
'JUANITO' HACE HISTORIA CON UN SEGUNDO ORO

IMPRIMIR

El español Johann Muehlegg ha hecho historia al ganar su segundo título olímpico en los Juegos de Invierno de Salt Lake City, añadiendo a su triunfo del sábado en los 30 kilómetros, estilo libre, un segundo oro en la prueba de persecución de esquí de fondo.
Muehlegg logró la victoria en otra jornada épica en la que se 'merendó' de nuevo a todos sus rivales en el exigente y duro circuito de Soldier Hollow. Cubrió las dos tandas de 10 kilómetros, una en estilo clásico (esquís se deslizan en paralelo) y otra en libre (patinador) en un tiempo global de 49 minutos, veinte segundos y seis décimas, con una ventaja de 28.5 segundos sobre los noruegos Thomas Alsgaard y Frode Estil, que compartieron la plata al entrar con idéntico crono en meta.














La jornada comenzó pronto y con sobresaltos, porque durante la madrugada nevó con intensidad sobre el circuito de Soldier Hollow, lo que supuso un trabajo extraordinario para todos en una disciplina en la que es esencial la elección del material.

Era importante acertar en la estructura del esquí (comparable al dibujo de un neumático, en el caso de las pruebas de motor) y en la parafina que se les aplica, a lo que había que añadir la elección de la cera adecuada, la que lograse el mejor agarre en las subidas de la parte clásica.

Para esas funciones está el equipo que el propio 'Juanito' ha elegido, decisión que hace dos años pareció polémica, pero que se ha confirmado como rentable al cien por cien.

El noruego Ola Berget y los italianos Sergio Favre y Stefano dei Cas -integrantes del "Team Juanito", como se conoce al grupo de Muehlegg en el circuito fondista- ya estaban en pistas antes de las seis de la mañana, hora en la que se levantó el campeón español.

Muehlegg se debió de levantar una vez más con buen pie, porque a sus rivales les atestó el primer golpe a las primeras de cambio, como en la de 30 kilómetros, estilo libre, del pasado sábado.

La táctica lógica apuntaba a perder el menor tiempo posible en la parte que teóricamente peor le iba y recuperarlo en los 10 kilómetros finales, en un circuito duro cuyo punto máximo de altura está situado a 1.973 metros, sólo siete por debajo del tope permitido.

Pero toda lógica falla en el esquí de fondo cada vez que 'Juanito' pone en marcha su motor "turbo-diesel", como él mismo lo definió tras la primera victoria. Al paso del segundo kilómetro circulaba tercero, a cuatro segundos de Estil y a dos décimas del kazako Andrei Golovko, que acabaría hundiéndose hasta el undécimo tiempo parcial.

Pero en la siguiente referencia, el kilómetro 5.8, Muehlegg ya circulaba líder, superando en cinco segundos a Estil, a quien le añadía siete más en el 8.7 para entrar en la primera meta con trece segundos y dos décimas.

A 20.4 se clasificaba tercero otro noruego, Anders Aukland, por delante del italiano Giorgio di Centa -a 23.7- y del estonio Jaak Mae -a 23.9-. El austríaco de origen austríaco Mijail Botwinov era séptimo, a 25 segundos.













'Noveno, a más de medio minuto' rezaba la receta que le pasó Muehlegg al sueco Per Elofsson, líder de la Copa del Mundo y campeón mundial de la disciplina en Lahti'01 (Finlandia), tras el primer acto; y Alsgaard, que acabó protagonizando una sensacional remontada, se situaba en esos momentos en una preocupante décimo sexta posición, a casi cincuenta segundos de la locomotora hispano-bávara.

El golpe psicológico ya estaba dado. Estil declaraba tras el primer acto que iba a ser "imposible batir a Muehlegg". No se equivocaba: después de lo visto en los 10 clásicos, la de 'Juanito' en los 10 libres era la crónica de una exhibición anunciada.

Una caída a poco menos de un kilómetro de la segunda salida no impidió que Muehlegg fuese aumentando aún más su ventaja: en juego estaba, al igual que el sábado, el segundo puesto, que al final compartieron dos noruegos, para mayor alegría de sus Príncipes, Haakon y Mette Marit, que fueron testigos de un nuevo éxito del fondista de origen alemán, que aparte de sus dos oros olímpicos, ha ganado para España un título mundial y una Copa del Mundo.

'Juanito' se permitió el lujo de entrar en meta con la bandera española en la mano. Ya no le basta con verla subir a lo más alto en la ceremonia de entrega de medallas.




© COMITE OLIMPICO ESPAÑOL, Todos los derechos reservados.
Optimizado para: 800 x 600 pixels - Explorer > 4 Copyright © 2003